Pensando con la cabeza

 

Pensando con la cabeza (y con las gónadas)


La razón por la que no podemos decir reglas que nos protejan en todas y cada una de las situaciones, o decir cuales deben ser los límites en cada situación es porque los deseos con los que jugamos no son racionales. (…) Son deseos muy poderosos, de todos modos, e incluso lxs mejores sumisxs tienen una lucha desesperada consigo mismxs entre lujuria frente a cordura.

 

(…) Lxs sumisxs nos sometemos para ir a lugares dentro de nosotrxs mismxs y con nuestrxs compañerxs a los que no podríamos ir sin alguien dominante. Para explorar esos espacios, necesitamos a alguien que nos empuje más allá de los límites en la dirección correcta, y cuide de que estemos segurxs cuando estemos “allá arriba volando”. (…) El poder de la persona dominada viene de darse cuenta de manera instintiva de que mereces respeto por tu vulnerabilidad, y cuidado y apoyo de esxs que te acompañan en el viaje.

30

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s