Cierre de la sesion

¿Cuándo se termina una sesión?

Cuando cualquiera de lxs participantes quiere hacerlo.

 Si realmente te lo pasas bien siendo dominadx, puedes acabar yendo a lo que Dossie llama “El país de por siempre jamás “, donde sientes que seguirías y seguirías y seguirías. Si te domina una persona que sabe, te dará algunas pistas de que la sesión se va a acabar para ir viniendo poco a poco de porsiemprejamás. Una manera por ejemplo es con azotes, (dime un número) y sabes que a partir de ahí vas a ir recibiendo azotes de la mayor intensidad que puedas resistir, así que prepárate para el gran climax.

 

La sesión tampoco termina cuando se detiene la acción. Puede llevarles un rato a los participantes el aterrizar y estar preparadxs para enfrentarse a la realidad. No intentes llevar a cabo actividades que necesiten de concentración, o llevar a cabo negociaciones post-sesión muy detalladas: te estés dando cuenta o no, estás un poco “flotando” y un poco en tu rol.

 

Es una buena idea cual es tu manera habitual de “aterrizar”, de esa manera puedes decirle a tu dominante qué es lo que sucederá.

 

Cerrar la sesión no es una tarea rutinaria (excepto la parte de recoger los “utensilios”). Es un tiempo muy valioso para la cercanía y la intimidad, y eso es parte de las recompensas para lxs participantes. Tus barreras se han bajado y les llevará un rato volver a su lugar: ¿por qué no relajarse y disfrutarlo?.

Estas son algunas de las maneras posibles de acabar la sesión:

Teniendo sexo o un orgasmo

Tomarse un baño caliente

Que te vistan con un pijama y te metan en la cama —con nuestrx top allí para abrazarnos.

Hacer algo para volver a la realidad: ir al cine (pero mejor que conduzca otra persona!).

Ir a comer o beber algo juntxs.

Moverse o hacer algo, como hablar o dar un paseo juntxs.

Acurrucarse en un abrazo para disfrutar de la conexión.

Después.

Una vez que lxs dos estáis segurxs de haber vuelto a vuestra vida cotidiana, quizás queréis hablar un poco sobre la sesión: qué te funcionó, qué no, qué te gustaría probar la próxima vez… Pero te sugerimos que dejéis la discusión detallada para el día siguiente, cuando ya seas el 100% tú mismx de nuevo.

Incluso si la sesión ha salido mal, intenta no ser críticx o durx al discutirlo con tu dominante: casi seguro que estaba haciéndolo lo mejor que sabía. Sé constructivx, y no olvides hablar de las cosas que sí te funcionaron en la sesión. Y no olvides demostrar tu aagradecimiento y cariño.

Recuerda: Dominar, como ser dominado, tiene riesgos emocionales. Una buena razón para probar a dominar es para probar de primera mano la sensación de vulnerabilidad que produce. Una vez oimos a un/a terapeuta que dijo: “El subconsciente no entiende de consensualidad”.

Tu dominante se está involucrando en actividades que en cierta medida dan miedo y producen sentimiento de culpa —una crítica dura o juicio demasiado crítico por tu parte puede tener efectos devastadores.

Si quieres criticar, hazlo con cuidado y usa un monton de “yo” y “a mí”: no “lo de las pinzas fue horroroso”, sino “las pinzas no funcionaron conmigo”.

Lxs buenxs dominantes prestan atención al feedback, y lxs buenxs sumisxs pueden ofrecerlo sin echar culpas y sin buscar provocar sentimientos de culpa. Trabaja de manera constructiva con tu top para buscar como mejorar la sesión para la próxima vez, para tener sesiones mejores, más calientes la próxima vez.

El deseo de seguir en el rol puede ser tan fuerte que lleguemos a enfadarnos con nuestrx/s top/s, o con las exigencias de la vida diaria, que nos obliga a parar y volver a nuestra personalidad de todos los días.

 Ayuda a tu dominante a ser flexible para salir de rol, asegurándote de que se siente segurx sobre tu amistad y cariño incluso cuando se siente vulnerable: lxs dominantes a veces se preocupan de que sólo estés interesadx en el lado dominante de su personalidad y no en su personalidad completa.

 Del mismo modo, una de las cosas maravillosas para nosotrxs como sumisxs es que el juego nos da un espacio seguro donde poder superar nuestros límites, unas vacaciones de nuestras responsabilidades de todos los días.

Esperamos que este libro te ayude a desarrollar la flexibilidad para marcar tus límites y hacer tus propias decisiones fuera del espacio de la sesión, y la habilidad para volver de tu estado de rol a la vida diaria, de manera que entregar poder en la sesión sea un delicioso contraste y una aventura segura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s