¿Se puede negociar cuando se está en rol?

Creemos que puedes jugar más, con más gente, con más seguridad y acercarte más al límite si partes de la situación de dos personas iguales negociando algo que las dos personas quieren hacer. No son la persona dominante o la dominada hasta que comienza la sesión.

Negociar estando en rol no es una excepción de esta regla de negociación entre iguales. Recuerda que tú, como dominadx, todavía mereces un respeto absoluto a tus deseos y límites. De todos modos, hay un peligro más alto de malentendidos cuando negocias estando en rol.

Todxs necesitamos negociar estando de rol cuando surge algo inesperado y lxs practicantesexperimentadxs aceptan esta necesidad y desarrollan un código o lenguaje que les funcione para comunicarlo. La vieja costumbre de hacer que la persona dominada bese el látigo, le da la oportunidad de valorar y mostrar lo preparadx o no que está para eso y puede decir, en rol: “Top, podré aguantar más de este látigo si me prepara antes con el flogger más suave”.

Debido a las posibilidades de malentendido y debido a que una de nosotras no hay manera de que suelte una palabra cuando está excitada, no negociamos en rol con nuevxs compañerxs o con gente con poca experiencia.

Si tienes que interrumpir una sesión para negociar algo ¿es necesariamente un desastre?. Es el momento de parar por un momento y solucionar lo que haga falta (necesitas mear, se te ha dormido un pie,…) y organizar la realidad para que apoye mejor tus fantasías. Si detienes la sesión y solucionas el problema, aprenderás pronto que el nivel de excitación para el que habéis necesitado una hora para alcanzarlo no se ha perdido, y que podéis volver a retomarlo en cinco o diez minutos.

La negociación también se puede realizar en rol cuando la persona dominante obliga a la dominada a confesar su fantasía más embarazosa. Eso quiere decir que tu top te apoya y te da permiso. Esa vergüenza lo hace muy excitante. “¿Atarme y forzarme a decir la fantasía que más deseo? Oh, ¡pobre de mí!”.

La negociación también puede hacerse escribiéndola o con un email (aunque recomendamos extremar el cuidado en enviar emails desde espacios públicos, como tu trabajo). Algunxs dominantes obligan a su sumisx a escribir una, dos o tres fantasías, incluyendo información sobre sus límites y fantasías. Una carta o email tienen la ventaja de ser una comunicación privada, lo que te hace que te dé menos vergüenza contarlo (reduce self-conciousness) al forzarte a pensar más claramente qué es lo que quieres. Le da a la persona dominante el tiempo para pensar y preparar una respuesta, y da tiempo a la escena para que se prepare con los roles en su lugar cuando la persona dominada entre por la puerta.

[estar en rol= estar comportándose como dominante o dominadx]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s