Adoración del Cuerpo y Fetichismos

Un fetiche es un objeto o una parte del cuerpo que una persona ha erotizado y convertido en parte de su sexualidad. Son fetiches habituales el cuero, latex, tacones altos, botas, guantes, piel, lencería, esposas y los coches. Existe el mito de que una persona fetichista es un ser patético que no puede correrse sin su osito de peluche y que no es capaz de correrse con otra persona.

La verdad es que todxs erotizamos objetos: si tienes una prenda en particular, un juguete, un mueble o lo que sea que te hace sentir sexy, eres en cierto grado una persona fetichista.

Mucha gente erotiza también partes del cuerpo: manos y pies, pechos, nalgas, genitales masculinos o femeninos, cabello, orejas, etc. Muchxs de nosotrxs tenemos más afinidad por una parte del cuerpo u otra; lxs pervertidxs solemos ser inveteradxs observadorxs de nalgas, entrepiernas, pies o pechos.

Recuerda, de todos modos, que hay una persona pegada a esa parte del cuerpo con la que sueñas, y que esa persona puede empezar a aburrirse o dejadx de lado si le prestas demasiada atención a esa parte del cuerpo y no demasiada al ser humano.

A mucha gente le excitan los fluidos corporales como la sangre, también la sangre menstrual, la saliva, el pis, la mierda y el sudor. Si es tu caso, te llevará algo de estudio y de creatividad el asegurar que no expones a nadie a microorganismos dañinos.

No podemos entrar aquí en detalles sobre las precauciones para un sexo más seguro, pero asegúrate con tu grupo local de prevención del sida de que aprendes la manera de jugar de manera segura con los fluidos corporales de otras personas —por ejemplo, es absolutamente seguro el probar tu propia sangre.

Adoración del cuerpo” (Body worship) puede ser una especie de fetichismo, o puede ser un tipo de servicio. Significa jugar utilizando el cuerpo de tu top como el centro, sea una parte en concreto o el cuerpo entero. Puede ser un eufemismo para una felación o cunnilingus o puede ser adoración: acariciar, tocar, lamer, chupar o masajear.

Bootblacking, el abrillantado ritual de las botas y zapatos hecho con saliva es tan popular que hay eventos públicos donde los concursantes compiten por el título de “Best Bootblack”. Aquí un fetiche se combina con una sumisión de servicio —con deliciosos resultados, incluyendo unos zapatos perfectamente brillantes.

La adoración corporal puede ser un excelente guión para que lxs sumisxs ofrezcan estimulación sexual o sensual a sus dominantes, y la oportunidad de los tops para tumbarse y que les traten como diosxs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s