Controles rutinarios

Es una manera que tienes lxs dominantes de saber qué tal está la persona dominada y estar al tanto de lo que está pasando. Por ejemplo, dejar que la persona dominada bese el látigo que se va a usar con ella: eso le permite a la persona dominada saber qué va a suceder, dándole la oportunidad de poner alguna pega o dar su consentimiento besando el látigo.

Los check-in son especialmente útiles cuando la persona dominante está en una situación en la que puede no oir a la persona dominada o ver las expresiones de su cara, o cuando quien domina tiene la sensación de que la persona dominada se ha ido “demasiado dentro” y le es complicado tomar la iniciativa.

Check-ins demasiado a menudo pueden ser irritantes. Si pregunta cada 30 segundos igual es que necesita demasiada reafirmación; de todos modos ninguna persona dominante debe ser forzadx a seguir sin reafirmación. En ese caso, podrían no sentirse segurxs para ir lo lejos que tú quieres ir.

Los tops puede preguntar ¿Recuerdas la palabra de seguridad? o ¿sigues ahí?. Sus compañerxs pueden contestar con códigos parecidos a los explicados en las palabras de seguridad. El check-in de “dos apretones”, en el que la persona top aprieta la mano de la bottom dos veces para comprobar, y la persona bottom contesta apretándola dos veces se está haciendo muy popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s