Palabra de Seguridad

La “palabra de seguridad” (safeword) es una palabra en código que acuerdan los participantes en una situación BDSM para dar a entender: “Para, algo va mal”.

Hay muchos tipos de palabras de seguridad (PDS, en adelante). Muchxs practicantes usan “rojo” para decir “para, algo esta mal” y rosa o amarillo (como en un semáforo) para decir “No quiero que pares pero podrías por favor hacerlo un poco más suave o más lento o lo que sea o si no tendremos que parar”. “Verde” es útil cuando quieres decir “más, más, más”.
Algunas palabras de seguridad no tienen que ser “en código”. Si se dice “Mi pie derecho está dormido”, es un mensaje perfectamente claro.

Si no quieres usar palabras, o si quieres usar una mordaza, puede ser una buena idea tener una bola de goma, o un anillo metálico que haga ruido sujeto con la mano, de manera que puede dejarse caer o lanzarse para comunicar a tu top que hay un problema que necesita su atención.

(También se usa el apretar dos veces la mano, u otra parte del cuerpo y contestar apretando dos veces también, para decir que todo va ok).

Usar la palabra de seguridad (PDS) es una decisión difícil para un practicante del BDSM, especialmente para lxs experimentadxs. Las personas con experiencia saben que cuando su compañerx usa la PDS a menudo se siente decepcionadx, disgustadx e ineptx por necesitar usarla.
La haya usado la persona dominante (sí, las personas dominantes también usan PDS) o la persona dominada, significa que alguien está pasando por un mal momento y que necesita y merece cariño, apoyo y reafirmación.

NUNCA permitas que nadie te diga que te equivocaste al usar la PDS: el juzgar cuando es buen momento o no es únicamente tu decisión y eso no es negociable.Incluso si has dado tu consentimiento para una determinada situación en la negociación previa a la sesión, tienes todo el derecho a retirar ese consentimiento si esa actividad no te está funcionando como esperabas (si es demasiado intenso o si estás reaccionando de una manera que no te esperabas).

Te puede suceder en alguna ocasión (y te sucederá) que en una situación no hayas dicho la PDS, y lo hayas lamentado después el no haberla dicho. Puedes haberte metido tan profundamente en el rol o te volviste tan “no-verbal” [a alguna gente le pasa] que olvidaste hablar, o te daba vergüenza, o lo fuiste dejando para más y más adelante…lxs sumisxs más experimentadxs admiten haber cometido alguna vez esos errores.

NO HAY QUE ECHAR LA CULPA A NADIE en ese momento, ni a tu top ni a ti mismx. Es el momento de acordar una fecha para hablar en otro momento con la persona dominante de manera que no siga pensando que te ha gustado algo que realmente no te ha gustado.

No hay razón para pensar que el usar la palabra de seguridad (PDS) signifique que tengas que parar del todo. Puedes decir la PDS, salir de la escena, comunicar lo que haga falta para que la sesión funcione para todas las personas involucradas, y directamente volver para llevar un poco más allá esos límites.No dejes de la lado las palabras de seguridad… simplemente aprende más sobre tu propia capacidad y deseos.

También nos hemos encontrado personas dominantes que quieren prescindir de las PDS en algunas sesiones concretas como en escenas de castigo (“¿Cómo puedo llevar más allá los límites si mi sumisx va a decirme la palabra de seguridad ya?”). RECOMENDAMOS ENÉRGICAMENTE que no permitas que eso te suceda a ti.
Jugar sin PDS puede parecer algo excitante —esa es la fantasía— pero la realidad es que en el BDSM consensuado siempre hay palabras de seguridad o señales equivalentes a esa palabra de seguridad.
Cuando no se ha acordado ninguna, la persona dominada puede acabar recurriendo a gritar “¡¡PARA ESTO AHORA MISMO, ERES UN MIERDAS, TE ODIO, PARA AHORA MISMO!! para que se le entienda. Creemos que lasPDS son una manera más civilizada de hacerlo.

Hemos conocido a dominantes que estructuran su sesión de manera que van jugando más y más duro hasta que la persona dominada dice la PDS. No es un objetivo adecuado para una sesión: para la mayoría de lxs sumisxs, el usar la PDS se asocia con sensaciones de fracaso y vergüenza. La mayoría de nosotrxs preferimos terminar una sesión siendo capaces de aguantar estímulos intensos. Así todo el mundo sale con sensación de victoria.

Esperamos que nunca tengas que decir la palabra de seguridad (PDS) porque tu dominante ha traspasado uno de tus límites a propósito y con mala intención. Pero si sucede, puede que no tenga sentido seguir la sesión; la confianza se ha perdido.

A lo mejor vale la pena o a lo mejor no, pasar un tiempo después explicando tus sentimientos a tu top, para que aprenda algo de la experiencia. O puedes descubrir después, cuando no estás en rol ni bajo presión, que lo que hace tu top no ves que tenga mala intención, en cuyo caso le debes una disculpa.

Pero la gran mayoría de los casos en que se usa la PDS cae dentro de la categoría de “Esas cosas pasan”: va mal alguna cosa que ni la persona dominante ni la dominada podían haber predicho, o una de las dos personas ha cometido un error sin querer. En ese caso es posible y razonable hablar de todo lo que ha pasado, acordar una solución para el problema y continuar con la sesión. Descubrirás que se necesita mucho menos tiempo para volver al mismo punto y estado de excitación del que se necesitó para llegar ahí al principio.

Anuncios

Un comentario en “Palabra de Seguridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s