Fingiendo

Las sesiones que son como teatro, en la que lxs participantes fingen ser otra persona que la que son diariamente, y representan una fantasía erótica son un subtipo de BDSM que nos pareció necesitaba una mirada más en profundidad.

Algunxs novatxs creen que el BDSM siempre tiene que tener juegos de roles, con elaboradas historias, complementos y vestuario. Puesto que consideramos el juego con roles uno de los tipos más complicados de juego, pensamos que es más bien algo para ocasiones especiales.

El intentar recordar cuál es tu rol y cómo debes de comportarte, al mismo tiempo que interpretas tu fantasía al mismo tiempo que manejas los complementos y el vestuario al mismo tiempo que te encargas de lo que te excita a ti y a tu pareja es un arte en sí mismo.

Sugerimos que quienes lo jueguen utilicen algún símbolo tangible para mostrar que la sesión ha comenzado y que están en rol, y para mostrar cuándo se termina. El collar es por supuesto un clásico, pero no es apropiado para muchos tipos de rol: por ejemplo una institutriz rara vez pone collar a sus estudiantes pero puede forzarles a vestir una corbata perfectamente anudada.

El usar ese símbolo ayuda a mantener la frontera entre el personaje y el mundo real, y facilita el viaje de vuelta a la realidad.

Estas sesiones incluyen todas en las que la persona dominante toma el papel de una figura adulta con autoridad —un amo o ama, profesorx, militar, un sensei, doctor, enfermerx, jefx o lo que sea— y la persona dominada está bajo su autoridad.

Estas sesiones requieren cierta suspensión de la incredulidad. A un sargento instructor real no le importará demasiado si un recluta cae al suelo llorando, pero un sargento instructor en una sesión consensuada puede interpretar esas lágrimas como la razón para un descanso y una charla… o quizás, como un signo de que las cosas acaban de empezar a ponerse bien!.

Si eres demasiado consciente de ti mismx al expresar tu energía como top o bottom con tu propia personalidad, el tomar la personalidad de otro personaje puede darte acceso de manera más sencilla a esa parte de tu personalidad.

Regresión

Regresión quiere decir cualquier forma de juego en la que unx o más participantes aparentan ser más jóvenes de lo que realmente son. La persona dominante es a menudo un adulto (padre o madre, profesorx, institutriz, enfermerx, niñerx), pero de nuevo las variaciones pueden llegar más allá: una regresión podría consistir en dos niñxs de diez años jugando a “los médicos” en el bosque.

Los personajes adolescentes son salidxs* e impacientes, y puede que estén buscando apoyo para desarrollar un sentido de identidad o una imagen de sí mismxs en concreto. Lxs niñxs preadolescentes (entre ocho y once años) pueden ser juguetones, tontxs, con ganas de explorar y a veces crueles. Lxs niños pequeños y bebés suelen jugar más con apoyo y disciplina, a veces únicamente el apoyo.

El infantilismo se refiere a juegos que incluyen pañales, aprendizaje de lxs niñxs para ir al baño y personas dominantes muy paternales.

La infantilización puede ser suave y divertida. Otras sesiones pueden incluir niñxs con traumas y conflictos de hace mucho tiempo, y pueden necesitar mucho apoyo. Para las personas dominantes, la oportunidad de ser al mismo tiempo la figura paternal/maternal buena y la mala puede ser a la vez un reto y algo muy profundo. En el mejor de los casos, estas sesiones profundas son planeadas y negociadas con el completo consentimiento de ambxs top y bottom.

No existe un lugar en el que sea más importante conocer tus propios límites que en la regresión, y en ningún otro lugar es un reto semejante. Hay límites psicológicos que son difíciles de predecir, por lo que a menudo los descubres al tropezar con ellos: prepárate para tomarte bien el aprender de los errores. Si has sobrevivido abuso sexual o malos tratos, date permiso para respetar tus propios límites, tengan sentido o no. Puede haber zonas de ti que es mejor explorar en una terapia en lugar de una sesión, y es importante darse también cuenta de eso.

Las personas adultas en un estado infantil puede ser realmente como niñxs y bastante frágiles, con lo que en la regresión profunda, es importante establecer un espacio seguro tanto física y psícológicamente. Sé especialmente clarx acerca de los límites de la sesión, estableciendo cuándo estás y cuándo no estás jugando, y permitiendo que haya mucho tiempo y apoyo para la vuelta a la personalidad normal.

*”con urgencia de apetito sexual”

Jugando con el genero

¿Te disfrazabas cuando eras niñx?¿Alguien te regañó? En el llamado “mundo real” los géneros están determinados de manera muy rígida, y se aplican castigos serios a mujeres y hombres que violan esos límites. En el mundo pervertido (kink world), el jugar con el género te permite crear nuevas opciones, reescribir cómo te comportas respecto al género, probar nuevos géneros con tu vestuario y expresar partes prohibidas de ti mismx.

Algunas personas tienen personajes o géneros que sólo sacan a la luz en una sesión, mientras que otrxs encuentran apoyo en la comunidad BDSM para explorar la manera en que quieren expresar su género en todas las facetas de su vida.

Los roles de género van mucho más allá de la imagen simple del hombre vestido de mujer, o la mujer con un dildo, si es grande mejor. Una persona puede tener varios roles de género: un amigo nuestro a veces se ve a si mismx como mujer y otras como una drag queen. En el gender-fuck, la gente expresa aspectos de ambos géneros a la vez, como un hombre en un vestido de noche con mucho escote de manera que puedes ver el vello de su pecho o incluso su polla, o una mujer mostrando su escote en un smoking.

Es importante el no caer en suposiciones estereotípicas sobre la gente que ves vestida de una manera u otra. Puedes fantasear con que la camionera* con corte de pelo militar y el bulto en sus Levi’s quiere secuestrarte, mientras que ella en realidad está deseando ponerse de rodillas y adorar tu corset. El chico vestido con miriñaque y seda rosa puede querer atarte y golpearte hasta el límite. Tampoco puedes decir la orientación que una persona “disfrazada” puede tener: un hombre con lencería con encaje puede estar buscando una mujer femenina, una camionera, un hombre macho o quizás otro hombre con lencería. Las camioneras con uniforme pueden jugar las unas con las otras como “bolleras maricas” jugando con hombres gay como sus iguales, o incluso con chicas femeninas (pervertidas!).

¿Cómo saber qué tienes que hacer en medio de toda esta confusión? Bueno, puedes preguntar. Nosotras pensamos que uno de los aspectos maravillosos del ambiente BDSM es la facilidad con la que sus miembros exploran los géneros, con lo que quizás el librarte de algunas de las reglas y requisitos de los géneros oficiales, soltarte y ponerte a conocer un poco más sobre tí mismx y sobre la gente hacia la que te sientes atraidx.

*(lesbiana con rasgos viriles)

Animales

¿Hay una bestia encerrada dentro de ti que está deseando salir?. El juego con roles de animales es la oportunidad de “apagar” tu cerebro y puede ser maravillosamente desinhibido y liberador.

Los caballos humanos tienden a tener muchos complementos: bridas y sillín y cascabeles y pezuñas; hay disponibles colas de caballo insertables. A veces son cabalgadxs, a veces arrastran un carro; puede gustarles tener los ojos vendados y recibir unas palmadas en el lomo. Pueden ser azotadxs.

Los perros y cachorrxs quieren mucha atención y cuidado; también reciben adiestramiento. Pueden ser llevadxs de paseo y alimentadxs con un bol, y son buenxs lamiendo cosas. Negocia antes si eres perrx buenx o perrx malx: tenemos amigxs que tienen una “escuela de adiestramiento”.

Los animales salvajes gruñen, muerden, arañan y en general mucho jaleo. A los animales les gusta ser primarios.

Objetos Inanimados

En una sesión, lxs bottom pueden ser objetos inanimados. A veces útiles, como una mesita para el café; a veces decorativos, como una escultura de bondage. Dossie una vez pasó una hora o dos muy feliz envuelta en kilómetros de cuerda, con los ojos vendados y con una capucha, mientras que otrxs hacían a su lado una orgía que podía oir pero en la que no podía participar. Puede sonar frustrante, pero la experiencia fue maravillosa: hay un disfrute parecido a un trance en que no puedas hacer nada en un ambiente sexual.

Mucho del disfrute de ser un objeto inanimado viene de la extrema pasividad del rol. Esculturas de bondage, usando cientos de hilos sujetos a piercings permanentes o para el juego, como una obra de arte humana. Puedes tener la estimulación de un montón de agujas, y puedes estarte quietx y no hacer nada mientras unx o más de lxs personas encargadas de piercings juegan contigo. Una gran escultura de piercing puede incluir varixs sumisxs: nosotras recordamos un “cuarteto de cuerda” especialmente delicioso.

Ten cuidado de escoger una postura que puedes mantener durante varias horas sin necesitar un quiropráctico para recuperarte.

Lxs tops pueden tener en cuenta que mantener una postura durante largos períodos de tiempo es muy dificil y a menudo doloroso. En algunas sesiones, esto puede ser material para una crueldad añadida; en otras, la persona dominada puede comportarse mejor con elogios y agradecimiento por su esfuerzo, y con la posibilidad de estirarse en algún momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s