Juegos en Publico

Unas notas sobre juegos en público. “Play Parties”

Entendemos que las play parties* no funcionan para muchxs de nuestrxs lectorxs. Algunxs sienten que no pueden llegar a “salir tanto del armario” (aunque la confidencialidad es una regla básica de toda play party responsable), algunxs se sienten demasiado tímidxs para ir, y otrxs simplemente viven en zonas donde no hay play parties, pobrecillxs.

Sin embargo, nosotrxs pensamos que las play parties son una parte vital en el crecimiento del ambiente BDSM en general y una gran manera de crecer como practicante del BDSM.

Las play parties te dan la oportunidad de observar cómo juega la persona por la que estás pensando dejarte dominar, y ofrecen un espacio muy seguro para jugar con nuevxs top por primera vez. Las parejas en relaciones exclusivas también van a las fiestas, no para jugar con otrxs, sino por la recompensa de ver y ser visto.

Las fiestas te dan la oportunidad te dan la oportunidad de ser voyeur responsable. Con “responsable” queremos decir alguien que es sensible a los límites de las personas que están jugando, alguien que no interfiere en el espacio de la sesión o intenta unirse a una sesión sin permiso, y que respeta confidencialidad. El voyeurismo te da la oportunidad de aprender nuevas maneras de jugar y técnicas. También resulta útil el ver a gente feliz, orgullosa, segura de sí misma mientras hacen lo que sea que a ti te da miedo hacer por parecerte demasiado “enfermizo”.

*(fiestas en las que todo el mundo participa; no hay un espectáculo mientras el resto de la gente mira, o donde se va a hablar. En estas fiestas se va a jugar en público).

Asi que ¿qué es una play party?. Básicamente es un ambiente en que la gente hace sesiones BDSM donde otras personas pueden verles y oirles — desde media docena a cientos, o en el caso de algunos eventos BDSM internacionales, miles. Jugar en un espacio en que estás rodeadx de los gritos y gemidos de otrxs sumisxs puede multiplicar enormemente tu excitación.

La mayoría de las play parties se celebran en una casa o un espacio industrial que ha sido preparado hasta cierto punto para juegos pervertidos [kinky play]. Lo típico es que entres por una puerta principal —pagando una pequeña cantidad para pagar el alquiler y comida— y pases a un espacio donde socializas. En ese espacio la gente come, habla y negocia. En otra zona encontrarás uno o más espacios para jugar, a menudo habitaciones similares a mazmorras llenas de aparatos excitantes y misteriosos: slings, mesas de bondage, cruces de San Andrés (en forma de X), potros y cosas similares. Paredes y techo están llenos de cáncamos o armellas para atarte en ellos. A menudo las mazmorras tienen un espacio en que voyeurs con buena educación pueden sentarse y estar en silencio para mirar.

La mayoria de las play party hoy en día tienen entre sus miembros a voluntarixs con experiencia como “monitorxs de mazmorra” (dungeon monitors). Lxs monitorxs de mazmorra (MM), a menudo identificadxs con un brazalete o una camiseta especial, observan el juego e intervienen si es necesario para preservar las reglas de la fiesta y los márgenes de seguridad. Cada vez que tienes un problema en una fiesta, lxs MM están ahí para ayudarte. Si tienes dudas sobre la seguridad en una sesión que estás viendo, habla con algunx de lxs MM, que están acostumbradxs a los estándares de esa fiesta y es a menudo la única persona autorizada para interrumpir la sesión. Lxs MM estarán encantadxs también de mostrarte cómo se usa el material, contestar a cualquier pregunta y suministrarte material para sexo seguro, agua y cosas similares si estás atadx y no puedes alcanzarlas.

Para ser bien recibidx en las play parties, respeta las normas. Pueden variar mucho de una fiesta a otra —leete las normas, o pregunta a lxs MM u otra autoridad del local si no estás segurx. No intentes unirte a una sesión que está en marcha a no ser que hayas sido invitadx específicamente, y no interrumpas una sesión para preguntar si puedes unirte: esto interrumpirá el mismísimo juego que estabas admirando. Sé educadx cuando le pidas a alguien que juegue contigo y sé ultra-respetuosx con los límites de la gente. Es un acto valiente el quitarte tu armadura en público, y la gente que está haciendo eso necesita y merece tu cortesía y sensibilidad.

La intoxicación de cualquier tipo es una ruptura grave de la etiqueta en una fiesta. Janet fue una vez a una desafortunada fiesta en la que una persona que iba por primera vez, obviamente “cocidx” [voladx], echó una mirada a una bella sumisa que estaba esperando a su amo en una postura clásica de sumisión y comenzó a reirse. Esa persona no fue invitada nunca más.

Muchas fiestas tienen una palabra de seguridad de la misma fiesta. Aquí en San Francisco suele ser la misma palabra “SAFEWORD” [palabra de seguridad], que es una señal de SOS que puede ser dicha por una persona dominante o dominada que necesita ayuda externa en una sesión: por ejemplo, una persona dominante a la que se le ha desmayado la persona dominada y necesita ayuda para cuidarla, o una persona dominada que siente que su dominante puede estar fuera de control y no respetando su palabra de seguridad acordada. Si oyes a alguien gritar la palabra de seguridad de la fiesta, prepárate para ayudar.

Uno de los actos más radicales de la revolución sexual es quitarle el carácter privado al sexo. Las play party nos ayuda a “desaprender” nuestra modestia, vergüenza, inhibición. Sirve como una especie de confrontación con la realidad de lo que la gente dentro del BDSM realmente hace. Y por último, ¡es una estupenda fuente de excitantes fantasías!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s